Torture in Cuba
Calendar
June 2006
M T W T F S S
« May   Jul »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Archives

SOCIEDAD
Las maravillas de Kolymar
Shelyn Rojas

LA HABANA, Cuba – Junio (www.cubanet.org) – En el municipio habanero
Playa, en la esquina de las calles 30 y 41, existe un local que ha
pasado por varios experimentos. Primero fue un bar. Después una fonda de
sexta categoría, de comida criolla a muy bajo precio. Sus clientes eran
mayormente ancianos retirados, que resolvían algo de comer aunque no
estuviera bien elaborado.

Actualmente en dicho lugar experimentan con comida china. Al menos eso
dice el rotulo: Kolymar, restaurante especializado en comida china.

A diferencia de los restaurantes del barrio chino, sus platos son
vendidos en moneda nacional.

Es un local pequeño, con cinco mesas de cuatro comensales cada una
vestida con un mantel virado al revés. Así disimulan la suciedad de los
tiempos en que los ponían al derecho. No parecen que los laven con
frecuencia.

El servicio no incluye servilletas. En algunas mesas los vasos eran
desechables, los de cristal no alcanzaron. Al pinchar la comida, los
tenedores de cabos plásticos, tendían a doblarse.

El piso de mármol está bastante empañado. Las moscas, adueñadas del
lugar, dejan sus marcas en las paredes y las lámparas.

La carta es muy variada, pero a la hora de pedir, el menú se reduce.
Arroz salteado con cebollino, mucho cebollino. El pollo cantonés, crudo,
con mucho pellejo y escoltado por tres ruedas de tomate y una de pepino.
El Chop Suey, con muchos vegetales, carne difícil de encontrar y nada de
frijoles chinos. Una innovación al plato.

Una vez servido aquello, comienza el martirio. Las moscas, adiestradas
en su estilo de combate, no atacan hasta que aparece la comida. Hay que
luchar contra ellas, que reclaman lo que les pertenece. Y no se
equivocan, porque esa gandofia sólo la pueden disfrutar ellas.

Entre tanta tortura, lo único que te puede complacer algo es la atención
de los empleados.

La mayoría de los cubanos que no pueden visitar el barrio chino, porque
sus bolsillos no se lo permiten, seguirán soñando con una buena comida
china. Mientras, Kolymar continuará con sus experimentos culinarios
asiáticos en moneda nacional.

http://www.cubanet.org/CNews/y06/jun06/02a10.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *