Torture in Cuba
Calendar
December 2006
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Archives

Cuba, un virtual estado de sitio
Por Oscar Sánchez Madan
Bitácora Cubana, 23 de diciembre de 2006, Matanzas

La población cubana continúa viviendo bajo un intenso acoso policial.
Un virtual y casi real estado de sitio, al decir de muchos ciudadanos,
parece eternizarse en la isla. Cientos de agentes uniformados y vestidos
de civil vigilan, controlan y hostigan diariamente a una población
temerosa e indefensa.

Operativos militares en Cuba hubo siempre, sobre todo desde que los
comunistas arribaron al poder, al igual que manifestaciones públicas y
secretas y abuso policial, pero desde que los medios de comunicación del
oficialismo difundieron aquella famosa proclama anunciando, para
desgracia de todos, la repentina intervención quirúrgica que se le
practicó hace ya varios meses al ahora incapacitado jefe de la dictadura
comunista, en todo el país, tanto la oligarquía dictatorial como la
plebe desposeída y explotada, esperan que suceda algo más allá del
restablecimiento o el deceso del anciano líder marxista.

A pesar de que el nerviosismo de los comisarios bolcheviques por la
ausencia indefinida del supuesto gran dios se puso verdaderamente de
manifiesto al conocerse el texto de la sorprendente y ya casi olvidada
proclama, en la calle se perciben con más claridad que nunca los niveles
de oposición política y lamentablemente, de delincuencia e indisciplina
sociales. También en los barrios y centros de trabajo donde la
dictadura no logra imponer los arbitrarios controles de antaño: Quienes
antes le robaban al estado para dar de comer a su familia y poder
subsistir, continúan robando. Quienes estafaban a los turistas
extranjeros con el ánimo de obtener las divisas que les niega el régimen
o quienes con el mismo fin ejercían la prostitución o el comercio de
drogas, siguen burlándose de los agentes policiales o utilizándolos como
cómplices de sus ilegalidades.

Lo cierto es que, como antes de la fatídica proclama, ellos están ahí,
haciendo de las suyas. A sus anchas "trabajan" en la vía pública y en
los ómnibus los atracadores y los carteristas. Estos arrancan de un
tirón las prendas de oro y plata a los transeúntes y pasajeros, se
apropian de las billeteras en la que los inocentes propietarios esconden
las pocas dádivas que de no ser por unas manos intrusas les hubieran
servido para obtener el sustento diario.

De pláceme está también, a pesar del acoso policial, el taxista
particular que trabaja con permiso de Roma, es decir del "Estado
Imperial Bolchevique". Con su mirada escrutadora y un tanto cínica,
éste observa cómo el director de una empresa o el funcionario del
Partido Comunista y el representante de la fiscalía, entre otros, viajan
los fines de semana en autos que dicen ser propiedad del pueblo a
lugares turísticos y de recreación, mientras que la mayoría de los
ciudadanos andan a pie y las viviendas de los disidentes, esos que dicen
la verdad sin temor, son asediadas por turbas progubernamentales
integradas por los corruptos y los bandidos de antes y después de la ya
casi olvidada proclama comunista.

Cuando no se conocía dicha proclama las cárceles estaban llenas de
inocentes y miserables, ahora todo sigue igual, sólo que en ellas hay
más presos comunes y políticos, más corrupción, más miedo y en las
mismas se han incrementado el abuso, la tortura, el acoso, la
incertidumbre y como en toda la isla, y de eso estoy más que seguro, el
patriotismo y las ansias de libertad.

http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=3619

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *