Torture in Cuba
Calendar
April 2007
M T W T F S S
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Archives

"ESTE ES UN MOMENTO CRÍTICO Y DEFINITIVO PARA EL FUTURO DE CUBA"…
2007-04-28.
Palabras de Sylvia G. Iriondo en la conferencia del Comité Internacional
por la Democracia en Cuba "Democracia en Cuba: en busca de iniciativas
comunes", 24-26 de abril de 2007 Berlín, Alemania

Muy buenas tardes. Es un placer para mí estar aquí hoy con todos
ustedes. Le agradezco al Comité Internacional por la Democracia en Cuba
la invitación a participar como miembro de un panel en esta Conferencia
la cual reúne a Ministros, anteriores Jefes de Estado, representantes
gubernamentales y del sector civil de los países miembros de la Unión
Europea, de los países Latinoamericanos y de los Estados Unidos, al
igual que representantes de organizaciones internacionales no
gubernamentales y compatriotas exiliados cubanos comprometidos a apoyar
la lucha por el cambio democrático en Cuba.

También quiero expresar mi gratitud a las organizaciones que han ayudado
a hacer este evento posible. Me refiero a People in Need, la Fundación
Konrad Adenauer y el Centro Liberal Internacional Sueco.

La organización que represento –Madres y Mujeres Anti Represión (M.A.R.
Por Cuba)– está comprometida a la defensa de los derechos humanos, a la
promoción de valores democráticos, a despertar conciencias sobre la
realidad cubana bajo un estado totalitario, así como a apoyar al
movimiento democrático cubano y a la sociedad civil independiente.

M.A.R. es también una parte esencial de una comunidad exiliada que ha
hecho la lucha por el cambio democrático en Cuba su prioridad y que ha
sido frecuentemente atacada por un régimen que ha invertido mucho
tiempo, recursos y esfuerzos en campañas difamatorias encaminadas a
desacreditar a una comunidad ejemplar en sus múltiples logros y firme en
su compromiso con la libertad de Cuba.

Muchos de ustedes pasaron por lo mismo que el pueblo cubano ha estado
pasando desde 1959, y muchos de ustedes pudieron exitosamente romper las
cadenas de la tiranía, dándonos motivos para soñar y abrigar esperanzas.

Aunque nosotros representamos un amplio espectro geográfico, nos une un
lazo común construido sobre los pilares de libertades y derechos
fundamentales internacionalmente reconocidos, que nos mueven a la
solidaridad con aquellos cuyas libertades y derechos son
sistemáticamente violados.

Dos ejemplos recientes y contrastantes me vienen a la mente sobre lo que
está bien y lo que está mal en cuanto al rol que la comunidad
democrática debe jugar en la protección de los derechos humanos y en la
promoción de la democracia en Cuba.

Durante la conmemoración del cuarto aniversario de la ola represiva
desatada por el régimen en el 2003 –que culminó en los arrestos
arbitrarios, juicios sumarios y largas condenas impuestas a más de 75
activistas de derechos humanos, periodistas y bibliotecarios
independientes, y líderes de la oposición democrática, así como en el
fusilamiento de tres hombres jóvenes que intentaron escapar de la isla–
las valientes "Damas de Blanco", familiares de prisioneros políticos
cubanos, rehusaron ser silenciadas y se mantuvieron firmes mientras que
recorrían pacíficamente las calles de La Habana en reclamo de la
liberación incondicional de los prisioneros políticos cubanos.

No estuvieron solas. 5 miembros del Partido Radical Transnacional
viajaron a Cuba para colocarse al lado de estas dignas mujeres, en lo
que constituye un verdadero ejemplo de solidaridad internacional.

Unos días más tarde, Miguel Ángel Moratinos, el ministro de Relaciones
Exteriores de España, también viajó a Cuba –el primer Ministro de la
Unión Europea en visitar la isla desde que las sanciones fueron
suspendidas en el 2005, como resultado de la política del gobierno de
Zapatero, sin ni siquiera alzar su voz a favor de los prisioneros
políticos cubanos y sin reunirse con demócratas cubanos y miembros de la
sociedad civil independiente, en un viaje que ha merecido ser
caracterizado como muestra de solidaridad para el régimen totalitario de
los hermanos Castro, suscitando numerosos editoriales y artículos de
opinión publicados en España y otros países.

José María Aznar, ex Presidente de España, lo expresó muy bien en una
Conferencia de Prensa en la Universidad de Georgetown cuando declaró que
"no encontraba una razón para desear una democracia libre y estable para
España y no para Cuba".

No hay duda que este es un momento crítico y definitivo para el futuro
de Cuba, un momento que requiere la mayor solidaridad y apoyo para los
demócratas cubanos y la sociedad civil independiente. La sucesión no es
aceptable. No es, simplemente, una opción. Los eventos internos
requieren presión internacional y la comunidad de naciones democráticas
deben convertirse en catalizadores del cambio en esta etapa final de la
lucha. Es importante establecer una Posición Común Europea que sea
conducente a lograr este objetivo y que fortalezca a aquellos que
lideran la lucha para construir un futuro libre y democrático para Cuba.

A pesar de una represión constante y en aumento, el movimiento
democrático continúa creciendo y expandiéndose, como ha sido
completamente documentado en numerosos reportes y publicaciones.

Los recientes eventos en Cuba demuestran que –contrario a lo que el
régimen dice y quiere que nosotros creamos– más y más cubanos continúan
reclamando sus derechos.

Más recientemente, hemos sido testigos de extraordinarios eventos por
parte de los heroicos líderes del movimiento cívico en la isla que
representan ejemplos del poder de los "sin poder" contra un enemigo
brutal, violento y poderoso.

Numerosas voces se alzaron desde dentro de las prisiones políticas
cubanas, como las de Jorge Luis García Pérez "Antunez" y José Daniel
Ferrer, quienes hicieron un llamado a una campaña de "no cooperación con
la dictadura".

Más de 45 organizaciones exiliadas respondieron inmediatamente en apoyo
al llamado y produjeron afiches y materiales de información para su
distribución en Cuba y en nuestra comunidad, realizando numerosas
actividades para dar a conocer la campaña –tanto en la isla, donde el
movimiento se expande a las provincias –como en la comunidad exiliada.

Los vecinos están rehusando ser parte de las turbas de repudio
organizadas por la policía política del régimen, y las cuotas de
producción impuestas en los centros de trabajo no están siendo cumplidas
debido a que los trabajadores cubanos se niegan a cooperar. También
están apareciendo volantas y letreros de la campaña en muchos lugares a
lo largo de la isla.

Artistas cubano americanos internacionalmente reconocidos se han unido
al movimiento y están prestando generosamente su tiempo, sus rostros y
sus voces para la producción de espacios televisivos y radiales de 15 y
30 segundos, donde se unen al llamado de no cooperación con la dictadura
para lograr el cambio democrático.

Actualmente, hay planes para activar la fase internacional del movimiento.

En otro evento, líderes de la oposición democrática cer
raron filas y
rehusaron reunirse con un miembro de rango menor de la delegación de
España, después de haber sido ignorados por su Ministro de Relaciones
Extranjeras en su visita reciente a Cuba, la cual hemos comentado
anteriormente.

Y, tan solo la semana pasada, el 15 de abril, líderes democráticos y
activistas de derechos humanos, representando un amplio espectro de la
oposición interna en Cuba, suscribieron una Declaración Conjunta -Unidad
por la Libertad- que establece objetivos comunes y declara que están
unidos en la lucha por el cambio democrático en Cuba.

El régimen puede optar por responder a estos retos como ha hecho con
anterioridad, desatando mayor represión y violencia contra todos
aquellos que están liderando esta lucha pacífica.

Estos demócratas cubanos y los cientos de prisioneros políticos
sometidos a condiciones infrahumanas a quiénes se les niega
sistemáticamente la atención médica que requieren como un método
institucionalizado de tortura– como es el caso de Normando Hernández, el
Dr. Oscar Elías Biscet y Rafael Ibarra– deben saber que no están solos
y que no estarán solos en el momento en que ocurran momentos definitorios.

Las comunicaciones con los demócratas cubanos y con los miembros de la
sociedad civil independiente constituyen la fuente primaria de noticias
e información y se hacen más críticas en estos momentos. Radio y TV
Martí continúa desempeñando un papel decisivo para ayudar a romper el
bloqueo informativo impuesto por el régimen sobre el pueblo cubano, así
como otras estaciones de radio y televisión que se escuchan y se ven en
la isla y proveen tribunas sumamente importantes y necesarias para que
la información fluya desde la isla hacia el exterior, y desde el
exterior hacia la isla.

En estos últimos meses, M.A.R. ha sido instrumental en la organización
de dos tele conferencias bajo los auspicios de la Sección de Intereses
de los Estados Unidos en La Habana y TV Martí en Miami, la primera entre
miembros de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba y
miembros del exilio cubano, para reportar sobre el Congreso de
Bibliotecas Independientes, y la segunda entre Las Damas de Blanco en
Cuba y ex prisioneros políticos y sus familiares en el exilio, como
parte de las actividades para conmemorar el cuarto aniversario de la
Primavera Negra del 2003.

Algunos activistas pueden acceder al Internet a través de algunas
misiones diplomáticas en La Habana y pueden denunciar las violaciones de
derechos humanos ante la opinión pública internacional, lo cual es un
componente vital para el movimiento de oposición democrática. Sin
embargo, aún falta que muchos países con Embajadas en la isla sirvan de
puente de comunicación y de solidaridad.

Las acciones pacíficas de los demócratas cubanos y de los miembros de la
sociedad civil independiente reiteran nuestra firme creencia de que el
cambio democrático en Cuba no es solamente posible, sino inminente.

Hemos venido aquí hoy a compartir nuestras experiencias, aprender de los
triunfos y fracasos de cada cual, y a hacer recomendaciones sobre las
diversas formas en que todos podemos contribuir de manera más efectiva a
acelerar el cambio democrático en Cuba. Es esencialmente la fuerza de
nuestra determinación y la solidaridad de nuestras acciones, lo que más
va a ayudar a fortalecer a los demócratas cubanos y al sector civil
independiente, que es donde realmente radica el futuro democrático de Cuba.

Continuemos trabajando juntos para asegurarnos que la soberanía de Cuba
–secuestrada por un régimen desde hace casi medio siglo – sea devuelta a
su pueblo, y para construir el futuro libre, independiente y democrático
de la nación cubana.

Para concluir, agradezco al Comité Internacional por la Democracia en
Cuba por juntarnos en esta importante conferencia y por la misión a la
cual está dedicado.
Distribuido por: NetforCuba International
http://www.netforcuba.org. Foto (c): Alexis Gainza Solenzal y no
corresponde al evento mencionado en el artículo anterior.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=9999

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *