Torture in Cuba
Calendar
January 2008
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Archives

Las nostalgias de Castro
Alberto Míguez

Fidel Castro ha sustituido desde hace dos años los aprestos del verdugo
por los modos de la literatura conventual.

Ahora se ocupa del cambio climático, de la revolución bolivariana y de
la paz universal; todas las semanas, en su sermón a los sumisos lectores
del diario Gramma y otras publicaciones únicas del pensamiento único y
del partido único, intenta convencer a sus seguidores obligatorios de
que no solamente la Historia le absolverá: es que lo convertirá en estatua.

Días pasados, en un gesto de cinismo, reconoció que la era del comunismo
fue para él el mejor tramo de su vida, y que la caída del Muro significó
para su corazoncito un drama insuperable.

Ningún tiempo lejano fue mejor, ninguna época histórica más plena y
bella, ninguna fiesta ofreció contastes mejores: nada importaba
naturalmente que miles de desagraciados poblaran o fueran torturados en
la cárceles, que los homosexuales fuesen perseguidos como ratas, que los
católicos vivieran en las catacumbas, que los demócratas fuesen
aherrojados en la Isla de la Juventud o en una de la muchas prisiones
del régimen. O que los disidentes pasaran de vez en cuando por Villa
Marista, centro universal de la tortura. Tampoco importaba que la Unión
Soviética, Bulgaria o Alemania del Este controlasen la policía y las
fuerzas armadas en permanente amenaza y advertencia a Estados Unidos. La
soberanía de Cuba le importaba poco al dictador: él era feliz rodeado de
polizontes, verdugos y mayordomos vestidos de verde oliva. El pueblo
llano, si podía, se largaba en balsas a Miami.

Castro se ufanaba en este artículo singular de que ninguna estatua,
monumento, iconografía del comunismo mundial —en Cuba sobran estos
bodrios— había sido retirada o derribada al caer el Muro, prueba
universal de que las cosas seguían como estaban en la isla y así
seguirían estando mientras su hermano Raúl siguiera con el bastón en la
mano y él le aconsejara sobre los métodos más eficaces para manejarlo.

¿Qué ha cambiado en Cuba, se preguntan muchos de cuantos regresan a la
isla dos años después de que Castro se haya puesto un chándal y una bata
de casa para dedicarse a la escritura y la predicación.

En realidad, nada o casi nada, con la diferencia de que en la edad de
oro comunista, cuando Breznev y Kruschev dirigían el cotarro, Castro no
escribía los plomíferos artículos con que nos regala estos meses, y sus
agentes que por aquel entonces se dedicaban a la subversión continental
guerrillera en Guatemala, El Salvador, Nicaragua y otras siniestras
patrias de la revolución, no estaban todavía en Venezuela y la idiotez
de la revolución bolivariana era una mercancía inédita.

Fiel a sí mismo y a sus obsesiones sanguinarias, Castro reivindica, como
hizo a lo largo de su vida, el horror de aquellas épocas mientras el
país se sigue hundiendo en la miseria, la violencia, la represión y el
crimen de Estado. Todo ha cambiado, es decir, todo sigue igual. O peor.

http://www.estrelladigital.es/diario/articulo.asp?sec=opi&fech=30/01/2008&name=miguez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments