Torture in Cuba
Calendar
May 2008
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Archives

Noticias de Cuba
Los fascistas y sus discípulos

Ya en el año 1983 y coincidiendo con el exilio de Armando Valladares,
Esperanza Aguirre constituyó en España el Comité Pro Derechos Humanos en
Cuba. No sólo por eso, pero también por eso, inspira tanto odio y tanto
miedo en todas las especies de fascistas
Víctor Llano

De setenta y tres diputadas socialistas únicamente dos se han atrevido a
condenar la represión que impide que las madres, hermanas y esposas de
cientos de cubanos denuncien las torturas y la injusticia que sufren sus
familiares. Es lo que pueden esperar las Damas de Blanco de las
socialistas españolas que, sin cubrirse la cara por la vergüenza,
insisten en presumir de su solidaridad con las mujeres que sufren.
Solidaridad que en lo que afecta a las mujeres víctimas de los hermanos
Castro no alcanza el 3%. El 97% restante prefiere callar antes de correr
el riesgo de entorpecer la amistad que Zapatero quiere fortalecer con
los que él cree que van a heredar las más de trescientas cárceles en las
que se tortura a más de cien mil presos.

Y lo peor es que nadie ha de sorprenderse del desprecio que por el
sufrimiento ajeno han demostrado la inmensa mayoría de las diputadas
socialistas. Al menos, Manuel Fraga no podría ni sorprenderse ni
reprochárselo. El que ahora nos quieren vender como guía espiritual del
centro en la nada no dudó en abrazar a Raúl Castro y en presumir de su
amistad. Es lo que tienen algunos fascistas. Nunca abandonan a los
viejos amigos.

Por tener tienen hasta discípulos más o menos aventajados que llegaron a
alcaldes. Es el caso de uno de los pupilos de Fraga. Sólo recordando las
viejas amistades del que todavía es su tutor entendemos que Alberto Ruiz
Gallardón le pida al exilio cubano que abandone el discurso del dolor.
Aunque cueste creerlo, un anciano fascista como Manuel Fraga aún cuenta
con discípulos. No por gusto ampara, después de presumir de su amistad
con los verdugos de miles de gallegos, la ambición de un individuo que
incurre en la infamia de pedirle a los que sufren que olviden su
sufrimiento.

Por fortuna, no todos los españoles ofenden a las víctimas de la tiranía
comunista. Al menos, no los liberales. Ya en el año 1983 y coincidiendo
con el exilio de Armando Valladares, Esperanza Aguirre constituyó en
España el Comité Pro Derechos Humanos en Cuba. No sólo por eso, pero
también por eso, inspira tanto odio y tanto miedo en todas las especies
de fascistas. Tanto en los liberticidas que presumen de progresistas
como en los supuestos centristas amigos de asesinos en serie.

http://www.libertaddigital.com/opiniones/opinion_43736.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *