Torture in Cuba
Calendar
June 2008
M T W T F S S
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Archives

TORTURA BAJO MANO, UN TESTIMONIO ARRANCADO AL OLVIDO
2008-06-20.
Kallan Poe (Seudónimo), Agencia de Prensa Libre Avileña, APLA,
Corresponsalía en Ciego de Ávila de Misceláneas de Cuba

Las décadas de los cincuenta y sesenta estuvieron impregnada de sangre
en Cuba; la primera por la dictadura de Batista y sus militares
aferrados al poder, la segunda por una actitud "justiciera" radical,
dura y fría, en los primeros meses de quienes en 1959 se instalaron por
la fuerza en La Habana y, prometieron cambios nunca asociados al comunismo.

Muchos son los testimonios narrados por sus propios protagonistas,
aunque también existen otros ocultos por un gran temor que parece llegar
a sus minutos finales.

Corría el año 1967, el Servicio Militar se llamaba obligatorio, y así lo
era. Los adolescentes de entonces ideaban trucos inauditos para tratar
de no acudir a esa vida militar, las anécdotas no traían buenas
noticias. El testigo de estas breves verdades es hoy un profesor de
prestigio en la asignatura de Matemáticas, y todos le conocen por
Patoyo. La víctima de lo ocurrido reside en los Estados Unidos.

El Pastor Adventista René Basulto Basulto (actualmente en Miami), fue
llamado en Junio del 67 a la Unidad Especial 5005, en Acueducto de
Camagüey. Tenía entonces 17 años de edad. Era un sábado, séptimo día de
la semana, y para René su día sagrado al Señor, así lo designan todos
sus hermanos; Adventistas al Séptimo Día.

Quien sería su verdugo, el sargento Rizo, se dispuso a romper reglas
morales y someter al adolescente a una prueba delante de sus compañeros
de dormitorio; humillación y victoria comunista serían las palabras de
orden.

Rizo -como acostumbraban a llamarle- ordenó a su víctima limpiar un área
del campamento.

"…Mi religión no me permite realizar trabajo alguno por ahora Señor,
además nadie está trabajando, por favor…"

La respuesta del altanero oficial fue contundente. René fue llevado a
una pequeña lomita cerca del campamento, como si fuera al calvario, y
sus colegas del batallón también fueron obligados a presenciar los sucesos.

Al adolescente le fue ordenado ponerse en atención; a las 11:00 AM,
cuando el sol ardía con intensidad, le fue quitada su camisa. No se le
suministró agua, aunque la pedía, y pasadas las 4:00 PM luego de un
breve descanso pues parecía agonizar, pudo tomar agua en el comedor; mas
luego el sargento le obliga retornar a su tortura.

La reeducación tenía que ser terminada. Ante todos los presentes el
Sargento Rizo gritó: -¡Y tú no te quejas coño!

-¿De qué me voy a quejar, si usted no me ha hecho nada?.- respondía René.

Entonces el oficial enfureció y le ordenó abrir un hueco: ¡Te voy a
fusilar por querer resquebrajar la moral de la tropa, vamos a ver si tu
Dios té salva de esta…!

-Le abriré el hueco luego que el reloj marque pasadas las 6:00 PM; pero
me fusila, no me haga usted abrirlo por gusto.- respondió René.

Todos quedaron perplejos ante estas firmes afirmaciones de aquel
muchacho ante el forzudo sargento Rizo; mas cuando hubo de cavar lo que
sería su propia tumba fue llevado al calabozo. Días mas tarde le
montaron un juicio militar donde le condenaron a dos años de prisión.

Hechos como estos no son aislados, tanto en los primeros años de la
"revolución", como en el transcurso de casi cinco décadas de régimen
totalitario, la religión y sus practicantes son mirados con recelos por
las autoridades, cientos de ellos de la Religión Testigos de Jehová, u
otros que no se pliegan a los comunistas, han abandonado Cuba como
refugiados hacia Estados Unidos.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=15895

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *