Torture in Cuba
Calendar
May 2009
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Archives

¿Igual para todas las cubanas?

Miriam Leiva

LA HABANA, Cuba, mayo (www.cubane.org) – El 10 de mayo se celebra el Día
de las Madres en Cuba. Es ocasión para homenajear a las simientes y
amalgamas del núcleo básico de nuestra sociedad, la familia. Este
segundo domingo del mes hacemos regalos, según nuestras posibilidades,
visitamos y nos reunimos para compartir la mesa. También recordamos a la
que no está porque hemos tenido que dispersarnos por el mundo; quizás se
converse por teléfono o se intercambien mensajes. Muchos compran flores
para colocar ante el retrato de la madre fallecida o llevarlas al
cementerio.

El gobierno cubano se precia de haber sido el primero en firmar y el
segundo en ratificar la Convención sobre la eliminación de todas las
formas de discriminación contra la mujer, de la ONU (1993), y dice
mantener estricto apego en su legislación y en su práctica a la letra de
este instrumento internacional.

En el Artículo 3 del mismo se dice: "La mujer tiene derecho, en
condiciones de igualdad, al goce y protección de todos los derechos
humanos y libertades fundamentales, en las esferas política, económica,
social, cultural, civil y de cualquier otra índole. Entre esos derechos
figuran la igualdad, la libertad y la seguridad de la persona, igual
protección ante la ley, verse libre de todas las formas de
discriminación, condiciones de trabajo justas y favorables, y no ser
sometida a tortura ni a otros tratos o penas crueles, inhumanos o
degradantes."

Pero, ¿realmente se respetan esos derechos en Cuba? Las mujeres afrontan
diariamente la libertad coartada, los problemas y las carencias
ocasionados por un mismo gobierno aferrado al inmovilismo, el
voluntarismo y la represión desde hace 50 años.

Para poderlas homenajear al menos este día, los esfuerzos son inmensos
para la mayoría de los cubanos, a fin de conseguir regalos o preparar
una comida al alcance de los menguados bolsillos, algo muy difícil
comprando en las tiendas estatales de venta en divisas, con sus magras
ofertas y sus altos precios, pues la economía ya estaba hundida antes de
que irrumpiera la crisis económica internacional. Trasladarse para
visitar dentro de La Habana es extenuante, por el escaso transporte, y
más aún viajar de un lugar a otro del pequeño archipiélago. Pero
"siempre se puede más", según la vieja consigna gubernamental.

Claro, eso es posible, si no se interponen en el camino. Es el caso
para las mujeres que este día especial son privadas de compartir con sus
hijos, esposos, padres, hermanos y sobrinos, porque 75 osaron expresar
sus opiniones y en marzo de 2003 se convirtieron en prisioneros de
conciencia, de los cuales 54 aún permanecen en las cárceles. Lo mismo
ocurre con los demás presos políticos pacíficos que, desde hace años,
no tienen derecho a ser visitados el Día de las Madres ni el de los Padres.

Más aún, las huestes de la Seguridad del Estado, los Comités de Defensa
de la Revolución y los informantes intensifican el acoso a esas mujeres
días antes para impedirles que viajen a La Habana para reunirse y
demandar la libertad inmediata e incondicional de ellos.

Esto ocurrió ahora a Melba Santana en Puerto Padre, a quien prohibieron
comprar un pasaje, y a otras impedidas de salir de sus hogares. Pero ni
siquiera en sus lejanos pueblos ellas pueden expresarse en paz. En esta
sociedad machista, alzada sobre la represión y la imposición del miedo,
las mujeres se han sobrepuesto a su indefensión caminando decididas por
las calles, vestidas de blanco, con las fotos de sus familiares presos
en sus camisetas y con flores en las manos.

De tanto imponerlo, el pavor hace temblar al poder totalitario ante la
decisión de esas mujeres. El poder ha demandado la complicidad a cientos
de otras mujeres y hombres para lanzarse sobre ellas con insultos y
agresividad que pueden ocasionar serias consecuencias, como ocurrió en
abril contra 7 mujeres en el poblado de Perico, Matanzas.

Desde marzo de 2005, esos bochornosos mítines de repudio denotan la
cobardía de quienes no pudieron doblegarlas con sus amenazas y
hostigamiento durante los dos años anteriores. ¿Terrorismo de Estado?
Todos los derechos contemplados en la Declaración de las Naciones Unidas
mencionada son violados sistemáticamente en el trato a ellas, a quienes
se aplica discriminación y tortura psicológica permanentemente.

En el Día de las Madres las mujeres cubanas deben ser igualmente
respetadas y disfrutar de sus derechos. Demasiado dolor soportan quienes
arrostran las condenas injustas de hasta 28 años de cárcel de sus seres
queridos, en prisiones inmundas y con la salud tremendamente
deteriorada. Ellas merecen solidaridad, al igual que las demás mujeres
que en el mundo están sometidas a tratos crueles o degradantes.

Nuestros pensamientos están con todas las madres en cada rincón del
planeta, a quienes deseamos vean colmados sus más preciadas y nobles ansias.

Cuba: ¿Igual para todas las cubanas? (8 May 2009)

http://www.cubanet.org/CNews/y09/mayo09/08_C_2.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *