Torture in Cuba
Calendar
November 2011
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Archives

¿Alimentos para perros?
Jueves, 10 de Noviembre de 2011 12:52
Oscar Sánchez Madan

Cidra, Matanzas, (PD) En las prisiones de Cuba, sobrevivir es algo
terrible. No sólo por las ofensas, la mala atención médica, la
desinformación, el aislamiento y las golpizas de que son víctimas los
reos, sino también debido a la deficiente alimentación a la que
caprichosamente los someten las autoridades.alt

La horrible prisión matancera Combinado del Sur es uno de esos antros de
tortura donde los confinados son tratados mucho peor que los perros. Ni
a un can se le somete a las dantescas condiciones en que viven allí los
sancionados.
Alguien que no haya estado en aquel terrible infierno no podría
imaginarse hasta qué punto se tortura y humilla a los seres humanos en
la Cuba de los hermanos Castro.

Dante no estuvo en presidio, diría otra vez José Martí, apóstol de la
independencia cubana, si resucitara y viera ese detestable recinto
calificado certeramente por los reos como "cementerio de hombres vivos".
El reconocido pensador florentino se espantaría si tuviera que ingerir
la inmundicia que las autoridades carcelarias llaman "alimento".

A un poco de caliente deficientemente endulzada y sin color ni
sabor definidos allí lo denominan desayuno. Dicho líquido es acompañado
con un pedacito de pan (cuando hay), casi siempre mal elaborado y muchas
veces viejo y apestoso. Si suministran yogurt de soya (algo poco
frecuente), al probarlo los presos se percatan de que ha sido mezclado
con alguna otra sustancia para afectar su sabor. Se emplean también
otras variantes, igual de repulsivas.

Durante el almuerzo o la cena los confinados tienen que comer (si
pueden) piel o patas de cerdo casi siempre podridas como plato "fuerte".
También picadillo de vísceras del mismo animal en iguales condiciones de
putrefacción. Muchas veces los mencionados alimentos llegan al penal en
mal estado, con un color verdoso y repugnante olor. Otras variantes
desagradables se utilizan asimismo, para humillar a los presos hasta el
cansancio.

Eso que denominan plato fuerte es acompañado de vegetales (cuando hay)
con babosas, gusanos, etc., que le impiden comer al ser humano más
hambriento. De la misma manera, los prisioneros están obligados a
ingerir (o de lo contrario mueren de inanición) sucio con
piedrecillas y otras basuras y duros acompañados de gorgojos o
"caldo loco" – agua hervida sin especias, con algunos vegetales y
podridos restos de cerdo o de res.

Cada 15 días los militares ofertan una denominada "Cena Especial". Ésta
se compone de los mismos alimentos mejor elaborados y algunos otros a
los que les agregan menos de un cuarto de pollo. A esa jornada los reos
la denominan "día de descanso" (para el estómago), aunque en realidad no
es tan cierta la tregua.

Con alguna frecuencia los internos pueden comer dulces como natilla
elaborada sólo con agua, azúcar y harina. Cuando ésta última escasea se
mezcla la poca que haya con pan viejo amasado con el preciado líquido. A
veces se distribuye un dulce de zanahoria o de vegetales mal elaborado
que pocos se comen. La leche o la carne de res brillan por su ausencia.

No hay agua disponible durante las comidas. Los reos se abastecen a sí
mismos. Ésta la conservan en sus celdas, en recipientes plásticos que
les suministran sus familiares, ya que en el penal no hay vasos, ni
jarras, ni cubiertos. El preciado líquido, bastante escaso en las
prisiones, por lo general está contaminado con parásitos que deterioran
la de los confinados.

Quien conoce bien las prisiones castristas porque estuvo en ellas sabe
que en cada trimestre del año se producen en las mismas dos o más brotes
diarreicos. Y no es para menos, porque debido a la escasez de agua
potable y a la ausencia casi absoluta de detergente para fregar las
bandejas en altque se sirven los alimentos, estas conservan la grasa de
cerdo de varias semanas. No obstante, gracias al esfuerzo de sus
parientes, los confinados suplen el déficit alimenticio que sufren en
las prisiones.

Lamentablemente las visitas reglamentarias al penal son cada uno o dos
meses. Los internos cuyos familiares no los visitan o los van a ver con
muy poca frecuencia, por disímiles razones, enfrentan horribles
condiciones higiénicas y de salud. Muchos son obligados por el hambre a
trabajar como confidentes de la policía. Sólo así logran obtener una
porción mayor de que ellos mismos califican como "alimentos para
perros".

Es frecuente que los sancionados se rían de sí mismos al recordar, según
dicen, que el desaparecido cantante y actor estadounidense Elvis Presley
le dejó como herencia a su can ocho millones de dólares. "¡No es
fácil!", exclaman.

Las vejaciones de que son víctimas los presos en las cárceles cubanas,
unidas a la mala alimentación a que los somete el régimen castrista
aterrorizarían al mismísimo Superman a pesar de sus superpoderes. La
ponzoña que les suministran a esos miserables penados como alimento no
la ingiere ni el más hambriento de los perros callejeros de La Habana,
ni podría describirla sin dificultad el célebre escritor francés Víctor
Hugo.

sanchesmadan61@yahoo.com

http://primaveradigital.org/primavera/component/content/article/121-sociedad/2668-ialimentos-para-perros

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments