Torture in Cuba
Calendar
March 2012
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Archives

René González, Cinco Espías, Red Avispa

René González y el odio

Un pobre maletero, un hurto y la mala suerte de apropiarse de unas pocas
pertenencias de una de las hijas de un espía cubano recién liberado en

Andy P. Villa, Guadalajara | 08/03/2012 9:31 am

Recientemente, el espía René González, que se encuentra en
condicional en Miami, ha escrito una carta pública donde se queja del
"odio", culpando a ese sentimiento de no poder estar junto a su hermano
enfermo de cáncer en Cuba. Al leerla, se entiende que el odio que le
impide viajar a Cuba parte del Gobierno de Estados Unidos, o de sus
instituciones legales, que son quienes pueden autorizar o no su viaje.

Da la "casualidad" de que yo conocí muy de cerca lo que es el odio con
relación a René González y a un Gobierno que odia a sus ciudadanos.

Estando detenido en 100 y Aldabó, en marzo de 2009, conocí a un muchacho
que estaba acusado de robo por la hija de René González. Resulta que ese
muchacho estaba trabajando de maletero en el Internacional
José Martí, cuando por sus manos pasa una maleta abierta, procedente de
un vuelo de Estados Unidos. De ella se habían caído varios objetos, y él
tomó unas cadenitas de oro de fantasía y unos perfumes, como habitúan a
hacer la mayoría de los empleados del ese corrupto aeropuerto.

Al poco rato se produce un fuerte operativo policial con agentes del DTI
Nacional, preguntando por los maleteros que habían descargado el
equipaje del vuelo procedente de Estados Unidos. El autor del robo
inmediatamente se identifica, informa de su culpabilidad, lleva a los
oficiales a su taquilla, les entrega las cadenitas y los perfumes,
reconoce su delito y pide perdón por ello, para tratar así de no perder
su trabajo en el aeropuerto.

Aunque no había nada que investigar, porque el detenido estaba confeso y
había entregado lo sustraído, fue enviado a 100 y Aldabó, donde
permaneció por 45 días siendo torturado, sobre todo psicológicamente.
Como no había nada que preguntarle referente al caso, los
interrogatorios se caracterizaban por cuestionar su posición política y,
sobre todo, en averiguar si tenía familia, amigos, o algún contacto
fuera de Cuba. Al instructor, representando al Gobierno, le preocupaba
mucho que ese caso se conociera en el exterior, ya que implicaba que se
supiera que la hija de uno de los "Cinco Héroes" regresaba de ver a su
padre con sus maletas cargadas de "pacotilla" del Imperio.

Un día, cuando se aburrieron de él en 100 y Aldabó, lo vinieron a buscar
a la celda. Le dijeron que recogiera sus pocas pertenencias y se lo
llevaron. Sus compañeros pensamos que finalmente lo pondrían en
libertad, pues él mismo nos contó que cada vez que sorprenden a alguien
robando en el aeropuerto la sanción correspondiente puede ser una
advertencia, o una sanción interna, o en el peor de los casos la expulsión.

Pero de 100 y Aldabó lo trasladaron a la prisión "Valle Grande" a
esperar juicio, donde estuvo en condiciones precarias varios meses,
hasta que por fin se llevó a cabo la vista. A ese acto ni siquiera
asistió la acusadora, que de seguro andaría muy ocupada en su campaña
internacional por la liberación de los "Cinco Héroes Prisioneros del
Imperio", como para asistir a algo tan poco importante, aunque estuviera
en juego la libertad de un ser humano que llevaba ya varios meses en
prisión por un delito que se comete a diario y que normalmente no se
investiga.

Como resultado del juicio le impusieron una pequeña multa y eso fue
todo. El abogado demostró que había sido un robo al descuido, no con
, ya que la maleta venía rota y abierta; y se pidió que se
aplicara el reglamento laboral del aeropuerto en esos casos, que no
implica prisión, sino como sanción más severa la expulsión.

Cuando ese muchacho se enteró, por su abogado y después de diez días
preso, que la afectada era tan encumbrado personaje y que se había
metido con la maleta equivocada, inmediatamente redactó una carta
dirigida a ella, donde le pedía perdón, se solidarizaba con la causa de
su padre y los otros cuatro "compañeros" y le pedía clemencia, ya que
tenía una hija pequeña que dependía de él. La carta fue entregada al
instructor a través de su abogado y dirigida a la hija de René González.

Vale la pena aclarar que ese muchacho y su familia, al igual que los
demás empleados de los aeropuertos cubanos, viven de lo que se puedan
robar o del dinero que puedan extorsionar, tanto en la como en
otras dependencias, ya que lo que ganan en pesos cubanos al mes equivale
a 20,00 USD, que no alcanza para sobrevivir en Cuba.

Probablemente, René González esté ajeno a esta situación. Incluso, es
posible que su hija después de hacer la denuncia se haya olvidado del
asunto y jamás la hayan molestado más, ni entregado la carta de súplicas
y pedido de misericordia del encarcelado.

Cuanto odio de un Gobierno y sus órganos represivos para con una persona
indefensa. Lo metieron en una celda inmunda de 100 y Aldabó porque saben
que es el mejor método de tortura psicológica, y también física. Allí
pasamos varias noches sin poder dormir por el frío intenso, o por el
calor agobiante, en una celda de dos metros por tres metros, tapiada,
herméticamente cerrada y compartida con dos personas más; los
interrogatorios a bajísimas temperaturas con una camisa sin mangas,
confeccionada con la misma tela gris con la que se forran los ataúdes en
Cuba.

Curiosamente, en esa celda escaseaba el como en ninguna otra. Las
tres veces al día que ponían el líquido por pocos minutos, solo salía un
endeble chorrito que apenas alcanzaba para acumular esa poquita agua
para beber el resto del día y no para bañarse.

Los inquilinos pensábamos: "que mala suerte que nos tocara a nosotros
esta celda, la única que tiene problemas en las tuberías". Pero después
supe que existía una llave de paso fuera de la celda, con la que los
carceleros dosificaban la cantidad del preciado líquido; también
posteriormente comprendí que el personaje indeseable de la celda era el
que se metió con la hija del "héroe". Era tanto el odio que ni agua
teníamos.

Fui testigo de la desesperación de ese muchacho al ver cómo pasaban las
semanas y no saber qué pasaría con él; cómo la Fiscalía denegó todas las
peticiones de cambio de medida que solicitó su abogado, argumentando que
no había delito para mantenerlo privado de su libertad y mucho menos en
la más horrenda prisión de investigación de Cuba, ya que no había
absolutamente nada que investigar.

El odio es un feo sentimiento, ojalá que el espía pueda ver a su hermano
enfermo, pero ojalá que también disminuya el odio de los órganos
represivos para con la población cubana.

http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/rene-gonzalez-y-el-odio-274746

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *