Torture in Cuba
Calendar
October 2013
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Archives

Las escandalosas recetas del castrismo
VIERNES, 11 DE OCTUBRE DE 2013 08:27 ESCRITO POR OSCAR SÁNCHEZ MADAN

Cuba actualidad, Cidra, Matanzas, (PD) Los castristas, artífices del
sistema político más sanguinario e injusto, que se haya conocido en el
Hemisferio Occidental, en los siglos XX y XXI, han sido unos excelentes
cocineros de la más macabra politiquería.

En su turbio andar histórico, han elaborado recetas para aterrorizar al
pueblo cubano, que han espantado a nacionales y extranjeros.

Cuando yo cursaba mis estudios en la enseñanza primaria, apocalípticos
partidarios de Fidel Castro me decían que la “Revolución” era un
fenómeno político-social, mucho mejor que el paraíso. Me obligaban a
gritar en los actos “patriótico-ideológicos” la incomprensible frase
¡Seremos como el Che!, referente al aburrido y temido comandante
guerrillero Ernesto Guevara.

Como era yo un infante, no comprendía mucho las cosas que me decían los
comisarios del Ministerio de Educación, quienes disfrazados de maestros,
nos adoctrinaban a mí y a mis condiscípulos. Era esa la época en que,
según afirmaba el Comandante Supremo y Gran Hermano Fidel Castro, la
principal misión de los revolucionarios latinoamericanos era hacer la
revolución armada.

Mientras crecía –fenómeno natural- comprendía cada vez más que los
alimentos cocidos por los apóstoles del socialismo latinoamericano y
caribeño –entiéndase, totalitarismo local-, eran vendidos al mundo como
exquisitos manjares, cuando en realidad no eran golosinas, sino vulgares
refrigerios.

En tal sentido, mientras nos ofrecían al pueblo cubano y al mundo sus
ideas sobre la supuesta sociedad perfecta, miles de compatriotas, desde
los años sesenta, del pasado siglo, eran fusilados, recluidos en
horribles prisiones o campamentos de trabajo forzado y torturados hasta
desmayar o morir. Muchos nacionales y extranjeros, incluidos sacerdotes
de la iglesia católica, fueron arrojados al exilio.

Nunca pensé que mi hora llegaría. Ignoraba que Castro no creía en
lealtades, sino en oportunidades para deshacerse de sus potenciales
enemigos. Tan es así, que en el mes de julio, de 1989, fui arrestado por
oficiales de la Contrainteligencia de las Fuerzas Armadas
Revolucionarias, institución que integraba desde hacía diez años, y
encerrado en un calabozo, durante siete días. Posteriormente, me
degradaron y defenestraron.

Yo no era, entonces -nunca lo he sido- un agente de una potencia
extranjera. Era un joven primer teniente que había denunciado por las
vías legales las arbitrariedades de los Cocineros Mayores, incluido el
ministro del Interior, comandante Ramiro Valdés Menéndez. Mis críticas
dirigidas a los oficiales torturadores, subordinados a él y a otros
dirigentes del gobierno, afectaban la comercialización de sus mentiras.

Al pasar los años, aprendí en las filas de la oposición al castrismo,
que existe otro mundo mejor y posible en nuestro planeta: el
democrático, imperfecto, como todas las cosas creadas por los seres
humanos, pero en el que se puede respirar, trabajar, protestar, cantar,
escribir, bailar y criticar, sin que algún comisario político te envíe
al patíbulo.

Fue en la horrible prisión Combinado del Sur, de Matanzas, donde sufrí
las espantosas condiciones del presidio político comunista. Hasta
entonces, sólo las había conocido en libros prohibidos en Cuba.

Decenas de veces, durante tres años, me recluyeron en hediondas celdas
de castigo, donde los reos -incluidos menores, casi niños- eran
golpeados por los militares y encadenados a las rejas, durante varios días.

Nombres de repulsivos torturadores como el teniente Juan Araña García,
el capitán Gaínza, los agentes Georbis, Frómeta Miguel, Mejías y Adolfo,
el teniente coronel Rolando Brito de Armas, entre otros, no se han
borrado de mi memoria. Sus manos y su proceder escabroso y arbitrario
son responsables de contusiones, heridas, sufrimiento de familias e
incluso de muertes.

El adolescente de 17 años José Augusto Ramos, quien residía en Santa
Marta, Varadero, fue una de sus víctimas. Tras ser recluido en una celda
de castigo, por intentar defenderse de cuatro presos que lo hostigaban
con frecuencia, se suicidó. ¡Qué injusticia! Era un menor, con problemas
mentales, que se había quejado ante las autoridades de que lo acosaban.
Le habían respondido: “¿Para qué violaste la ley?”.

Diover Anaya Rivero, Wilian Carbonel Sánchez y Randy Calderón Laguardia,
eran adolescentes que, entre muchos otros, fueron salvajemente golpeados
por los insensibles carceleros, quienes después de esposarlos, con las
manos a la espalda, les propinaban bastonazos; puñetazos en el rostro,
el vientre y los testículos; los derribaban al suelo y los pateaban, con
la más absoluta impunidad.

Era terrible ver cómo los guardias desnudaban a los reclusos, para
abochornarlos delante de los demás confinados. Los injuriaban con los
peores insultos, antes de recluirlos en tenebrosas ergástulas.

Tal vez sea por eso y por muchos otros crímenes -como los de golpear a
los reos con palos y candados de metal y negarles la asistencia médica-,
que los infames cocineros del abuso, nunca han permitido la entrada al
país, del Relator Especial Contra la Tortura de las Naciones Unidas. Sus
inhumanas recetas no deben ser conocidas por la comunidad internacional.

Cierto día, aún preso, supe que un país como Cuba, que tenía unas doce o
quince prisiones, en 1959, ahora cuenta con más de 200 cárceles y
campamentos de trabajo forzado.

Robert Gangi, experto en el sistema penitenciario estadounidense, dijo
en una ocasión: “Construir más prisiones para detener el delito es como
construir más cementerios para detener las enfermedades mortales”.

Pero a la dictadura militar castrista no le preocupa la opinión pública
internacional. Sus prisiones se mantienen cerradas para los funcionarios
de la ONU, y los activistas de Amnistía Internacional, de la Cruz Roja
Internacional y de cualquier otra agrupación defensora de los derechos
humanos.

Tanto Fidel como Raúl Castro y sus seguidores, tienen aún suficientes
recursos para cocinar y vender la falsa idea al mundo de que Cuba es un
paraíso, el mismo concepto que me repetían hasta el cansancio cuando yo
era un niño inocente e indefenso. Sólo que hay muchos infantes como yo,
que crecieron y descubrieron sus mentiras. Ésos son los que trabajan y
se sacrifican para que las recetas de los castristas cambien, nos
devuelvan el país que nos robaron y nos permitan vivir en paz.

Para Cuba actualidad: sanchesmadan61@yahoo.com

Source: “Las escandalosas recetas del castrismo | Cuba noticias
actualidad.Periodismo independiente.” –
http://www.primaveradigital.org/primavera/politica/54-politica/8854-las-escandalosas-recetas-del-castrismo.html

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments