Torture in Cuba
Calendar
November 2015
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Archives

La homofobia alrededor de Carlota
¿Por qué no se animan Mariela Castro y su CENESEX para que la historia
oficialista suene menos intolerante?
lunes, noviembre 9, 2015 | Felix Bonné Carcasés

LA HABANA, Cuba – En los últimos tiempos, la prensa oficialista cubana
le ha dado una gran cobertura a la persona de Carlota, líder de la
sublevación de esclavos centrada en el antiguo ingenio matancero
Triunvirato. Esto me ha animado a evocar unos recuerdos de mi lejana
adolescencia, que pueden ayudar a iluminar otra faceta de ese personaje
histórico.

En el libro de Corintios, al hablar de “la preeminencia del amor”, la
Biblia refleja la fuerza tremenda que puede alcanzar este sentimiento.
En otras culturas, épocas y contextos, ha quedado plasmada también esa
gran verdad. Entre los monumentos literarios escritos al respecto, se
cuentan El arte de amar, de Ovidio, El libro de buen amor, del
Arcipreste de Hita, la magnífica novela Sor Juana de los Ángeles, sin
olvidar Romeo y Julieta, de Shakespeare.

La historia que me propongo narrar data de 1953. En aquella época,
teniendo yo catorce años, me la contó una señora ya muy viejita –decía
tener 91 años– nombrada Evarista. Ella tenía una situación familiar
precaria, y por eso mi abuela y mi madre la ayudaban casi a diario con
excedentes de nuestra comida. También tenía una bisnieta algo mayor que
yo, de la cual me enamoré, aunque sin ser correspondido.

Cuando la señora Evarista no podía acudir en persona a buscar la comida,
me brindé –por razones obvias– para llevársela a su casa, ubicada a tres
cuadras de la nuestra. En esas ocasiones, la ancianita solía
entretenerme con sus historias. También me alertaba de manera discreta
sobre la ferocidad que pueden entrañar las garras de un amor poco
correspondido.

Evarista citaba las narraciones de su abuelo, que perteneció a la
dotación del ingenio Triunvirato y estaba locamente enamorado de la
esclava Carlota. Ésta, según ese testimonio, era muy bella. No debe
haberse parecido –pues– a los horrorosos dibujos de ella que ha
publicado la prensa castrista, exceptuando quizás al que aparece en el
Juventud Rebelde del primero de noviembre. Como dato curioso, puedo
mencionar que esta última imagen parece el vivo retrato de la sobrina de
Evarista.

Por su belleza, Carlota era muy asediada por los demás esclavos, que
nada obtenían de ella. En ocasiones era violada por los amos, lo cual
seguramente encendió aún más su espíritu rebelde y sus ansias
libertarias. Poseía dotes de líder, y las mujeres y hombres de la
dotación la seguían de manera espontánea.

Cerca del Triunvirato había casi una docena de otros ingenios. Por
aquella época era costumbre, al menos en Matanzas, permitir que los
esclavos –si no otros, sí los de “buen comportamiento” – visitasen esos
lugares vecinos con el fin de intercambiar viandas y otros artículos.
Fue así que Carlota conoció a Fermina, esclava de la dotación del
ingenio Ácana. Cuentan que al instante surgió entre ambas una pasión
avasalladora.

Los planes de sublevación del Triunvirato estaban ya muy avanzados, pero
aún no había llegado la fecha escogida. Pero quiso la casualidad que
Fermina fuese castigada y enviada al cepo. Carlota, al saberlo,
enloqueció y adelantó el alzamiento. Toda la furia contenida por los
siglos de explotación y tortura estalló aquel día en Triunvirato.

Tan pronto los insurrectos controlaron ese ingenio, la enardecida
Carlota partió para el Ácana y liberó a su amada. De paso también le
ajustó las cuentas a un tal Evaristo, quien, aunque al parecer sin que
existiera un verdadero amor entre ambos, había sido hasta aquel momento
el marido de Fermina.

Después los sublevados siguieron hacia otras plantaciones de la zona,
cuyas dotaciones también lograron alzar. La insurrección duró hasta que
fueron cercados y derrotados en el ingenio San Rafael. Allí fueron
apresadas –entre otros– las dos amantes; ambas fueron ajusticiadas.
Resumiendo: en Carlota hubo ansias de libertad, pero también amor y pasión.

Pienso que los honores que le ha rendido el gobierno cubano a la jefa
insurrecta son correctos y merecidos. Pero también lo sería que, en vez
de hablar tonterías sobre la acción de Carlota para liberar a una
“amiga”, se dijese algo más cercano a la verdad. ¿Se animarán el Cenesex
y su jefa Mariela Castro a hacerle siquiera un modesto homenaje?

Source: La homofobia alrededor de Carlota | Cubanet –
www.cubanet.org/opiniones/la-homofobia-alrededor-de-carlota/

Tags: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments