Torture in Cuba
Calendar
July 2016
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Archives

Trabajadores de bancos y tiendas sufren la falta de aire acondicionado
ADRIANA ZAMORA | La Habana | 7 de Julio de 2016 – 08:49 CEST.

Treintitrés grados Celsius es la máxima de temperatura que tenemos en
Cuba en estos días, y la meteoróloga Miriam Teresita Llanes ha dicho
discretamente en el Noticiero Nacional de Televisión: “Aunque puede
haber valores superiores”.

Con estas altas temperaturas, que ya resultaban enojosas en el mes de
junio, los cubanos no pueden más que prever que este verano llegará a
ser agotador tanto para los que pretendan sacar a sus hijos a pasear en
sus vacaciones como para los que trabajen en julio y agosto.

La situación empeora para los trabajadores de locales cerrados como
bancos y tiendas, que han sido incluidos en el reciente programa de
ahorro energético y solo pueden encender sus consolas de aire
acondicionado en horarios establecidos.

“Si pienso mucho en el tema, mejor me suicido”, dice amargamente la
vendedora de una de las tiendas del boulevard de Obispo. Estos
comercios, siempre frecuentados por el público aunque sea para mirar, se
mantienen casi vacíos en estos días durante las horas de la mañana y
hasta bien entrado el mediodía.

“No puedo cogerla con los clientes, que no tienen la culpa, pero tengo
que hacer tremendo esfuerzo”, se justifica. “Cuando estoy en mi casa no
puedo darme ni una ducha porque el agua no está entrando y cuando llego
al trabajo me aso de calor hasta la 1.00 pm que es cuando podemos poner
el aire. El calor no ayuda al buen humor”.

La mayoría de los vendedores de tiendas de Obispo tratan de mantenerse
sentados mientras no están atendiendo clientes, para evitar el
agotamiento que provoca tanto calor. El horario laboral se extiende
hasta las 7.00 pm, sin embargo solo pueden encender el aire
acondicionado entre 1:00 y 4:00 pm.

Los clientes apenas permanecen unos minutos en las tiendas. “Allá
adentro no se puede estar. Es una sauna”, asevera una mujer mientras
sale de la tienda de cosméticos.

“Las tiendas deben estar perdiendo venta”, estima otra mujer en Obispo.
“Cuando hay aire acondicionado una entra aunque sea para refrescarse y
si ve algo que le gusta, lo compra. Sin aire acondicionado, nada más que
se entra en la tienda en que tenías planificado comprar algo, lo compras
corriendo y sales, porque adentro hace más calor que afuera. Lo que
ahorran en corriente, lo pierden en ventas”, opina.

Los bancos son otros centros laborales donde el calor afecta más a los
trabajadores. Igual que la mayoría de las tiendas, están diseñados para
usar el aire acondicionado todo el tiempo. No tienen ventanas y la única
posibilidad de ventilación proviene de las puertas.

“Esto es inhumano”, se queja una cajera en La Habana Vieja. “Aunque
pongas ventiladores, aquí no hay ventilación suficiente y el aire está
muy caliente. A los clientes no les da ni siquiera ese aire caliente así
que venir a hacer cualquier transacción debe ser una tortura también
para ellos”.

Tiendas, como el Ten-Cents de 23 y 10 y bancos como el Metropolitano de
la zona 6 de Alamar, tienen sus consolas rotas desde hace meses.

Las cinco enormes consolas de la tienda de 23 y 10 no funcionan y no se
sabe cuando funcionarán. “Hace rato que las reportamos”, explica una
dependienta que vende comestibles allí. “Dicen que no se pueden llevar a
arreglar porque están empotradas al piso, así que tenemos que esperar
que alguien venga hasta aquí para resolver el problema”.

En el banco de Alamar una de las cajeras asegura que todos los años
pasan calor en verano. “El aire se rompe todos los veranos y nosotros la
pasamos bastante mal entre el calor y respirando ese aire viciado”.

El banco solo tiene una puerta, insuficiente para lograr una ventilación
saludable. Aunque la administración está haciendo todas las gestiones
para la reparación de las consolas, los trabajadores no tienen mucha
esperanza de que el problema se solucione. “

“Con esto del recorte de energía, igual nos arreglan el aire y no
podemos usarlo”, dice la cajera. “Si es que se ocupan de arreglarlo,
porque ahora mismo al Estado le conviene que no estemos gastando ese
dinero y aquí todo es a conveniencia de ellos, no de nosotros”.

Rumores en la ciudad indican que las autoridades están valorando el
cierre de los bancos capitalinos a mediodía, sobre todo en el mes de
agosto. No sería la primera vez que se tomara una medida de este tipo
ante la imposibilidad de usar los aires acondicionados.

Si realmente se lleva a la práctica, los trabajadores de los bancos se
evitarían varias horas de un calor sofocante. Sin embargo, la medida los
sigue perjudicando. “Si trabajamos menos horas nos pagan menos, nadie
nos va a pagar por esas horas perdidas que no son nuestra culpa”,
asegura la cajera de La Habana Vieja. “El trabajador siempre es el que
pierde”.

El cierre de las tiendas no se incluye dentro del rumor, así que,
presumiblemente, a los vendedores todavía les queda por delante un largo
verano de bochorno.

Source: Trabajadores de bancos y tiendas sufren la falta de aire
acondicionado | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1467847104_23648.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *